¿Qué es “La Chandeleur”?

¿Qué es “La Chandeleur”?

También conocida como La fiesta de la Candelaria se lleva a cabo el día dos de febrero, es decir, cuarenta días después de Navidad, siendo en Francia uno de los días más importantes del año. Durante este evento, es costumbre que familias enteras y grupos de amigos se reúnan para comer todo tipo de crepes, ya sea en casa, en restaurantes o en las creperías más tradicionales de Francia.

Para comprender la relevancia de esta festividad es determinante conocer su origen e historia. Vamos a descubrir cómo nace y cómo ha llegado hasta nuestros días.

chandeleur

¿Cuál es su origen?

Se dice que originalmente formaba parte de un rito pagano relacionado con el dios Pan, en el cual se paseaba por las calles con antorchas para celebrar y provocar la llegada de días formidables que beneficiaran a las cosechas.

Sin embargo, en la época romana con el Papa Gelasio I se produce una cristianización de esta tradición a partir del año 476 d.C.Gelasio I instaura el día dos de febrero el día de la Candelaria (que en su origen se denominaba “festa candelabrum”) con el objetivo de celebrar la presentación del niño Jesús de la mano de María en el templo de Jerusalén. 

En esta tradición ya cristianizada, la costumbre pasó de llevar antorchas a llevar velas (que en francés se denominan “chandelles”, evidentemente de ahí la referencia), y la tradición se extendió tanto que se produjeron movimientos de peregrinación a Roma el día dos de febrero. Como agradecimiento, el Papa les ofreció comida, y a falta de pan comenzó a repartir “galettes”, es decir, crepes saladas. Ya nos podemos imaginar por qué iban tantos peregrinos…

Evidentemente la tradición completa con sus procesiones no ha llegado a aguantar hasta nuestros tiempos, pero sí el hecho de comer crêpes. De hecho, como todos sabemos el pueblo francés es uno de los más supersticiosos del mundo y no iban a ser menos con este tema:

Por ejemplo, se dice que hay que darle la vuelta a la primera crepe con la mano derecha, mientras la izquierda sostiene una moneda. Si la crêpe llega sana y salva a la sartén (es decir, sin romperse o caerse fuera), significa que ese será un año lleno de prosperidad para toda la familia.

Otra costumbre un poco más extraña es la de colocar el primer de crepe de la primera tanda encima de un armario hasta el dos de febrero del año siguiente, con el fin de ahuyentar la miseria.

receta2