Julio Sampalo

24 junio 2017

No hay comentarios

Casa Noticias

Oportunidades compartidas

Oportunidades compartidas

En torno a un distendido desayuno se han reunido algunos de los habitantes de La Casa del Francés para intercambiar vivencias y oportunidades educativas y profesionales proporcionadas por la academia gaditana.

Si existe un lugar que conjuga a la perfección aprendizaje, conocimiento, buen ambiente y excelentes resultados ese es sin duda La Casa del Francés. Dirigida por Michäel Pérez, la academia no solo ofrece la mejor formación en la enseñanza del idioma francés, sino que también es una plataforma idónea para docentes y personal administrativo que buscan su primera oportunidad laboral.

Pérez ha querido organizar un desayuno con estudiantes (María Mesa y Fátima Delgado), ex alumnas en prácticas (Irene Grimaldi) y personal que actualmente trabaja en la academia (Ana Belén García) para intercambiar recuerdos y vivencias sobre su paso por La Casa del Francés, un lugar que hace honor a su nombre por la cálida acogida que todas afirman haber experimentado allí. Estas son algunas de sus opiniones:

  • ANA BELÉN GARCÍA. Como responsable del área administrativa de La Casa del Francés, afirma que esta no es “una academia del montón sino un espacio familiar” donde además de la formación, se desarrollan “actividades extralingüísticas totalmente opuestas a lo que yo veo normalmente en una academia”. Recuerda con cariño, en este sentido, la representación teatral del cuento clásico Caperucita Roja (Le petit chaperon rouge) que protagonizó junto a varios alumnos y al propio director de la academia en Valle de Cuentos.

    “La enseñanza del francés está en auge pero mientras no se le dé el mismo valor académico que al inglés, no avanzará”

    García admite que aunque “la academia es pequeña toca muchos puntos y ofrece la realización de varias tareas” a los estudiantes de la Universidad de Cádiz (UCA) que han desarrollado allí sus prácticas profesionales. “Dos alumnos del Grado de Administración y Dirección de Empresas elaboraron incluso sus planes de empresa y proyectos de viabilidad y rentabilidad con nosotros, a propuesta del director”. Destaca también que Michäel (Pérez) “no tiene contigo la típica relación jefe-empleado; el trato, por el contrario, es muy familiar y se te quita el miedo a trabajar que provocaría un jefe siempre mirándote a la nuca. Yo he ganado experiencia y soltura en el trato con el público”, afirma esta estudiante de maquillaje profesional y caracterización. “Quiero seguir en La Casa del Francés con Michäel. Se preocupa más por que la persona aprenda antes que por que consiga un título”, dice.

  • IRENE GRIMALDI. Admite que eligió La Casa del Francés como empresa para realizar sus prácticas profesionales por cercanía geográfica, pero hay más. “Ha sido mi primera experiencia con grupos grandes de alumnos y lo que me ha sorprendido más ha sido la participación activa con estudiantes muy diversos y la reciprocidad en las actividades propuestas”, cuenta esta alumna del Grado en Estudios Franceses de la UCA.

    “El hecho de que el francés sea obligatorio ahora abre muchas puertas al profesorado”

    En cuanto al trabajo mano a mano con el director de la academia, Grimaldi reconoce que “te ofrece un feedback sincero sobre las labores que desempeñas. Es un lugar cómodo, hay un buen ambiente y se trabaja muy a gusto. Te ofrece las herramientas necesarias para dar clase. Antes no me sentía capaz de hacerlo pero en la academia gané en seguridad y descubrí que no se trata de hablar más rápido, sino de que los alumnos te entiendan. Lo recomiendo totalmente”. Sin duda, La Casa del Francés ha permitido a esta futura docente encontrar un lugar desde donde “transmitir el conocimiento de la lengua francesa y la pasión por ese idioma. Mi objetivo ha sido conseguir que a los alumnos les guste tanto como a mí”.

  • MARÍA MESA. Como su compañera, esta estudiante del Doble Grado en Estudios Ingleses y Franceses destaca “el placer de enseñar, la transmisión de conocimiento” como aquello que le hace feliz. Por esta razón, decidió realizar sus prácticas de empresa en La Casa del Francés, una de las “dos únicas academias en la Bahía de Cádiz que preparan a los alumnos para los exámenes oficiales. Una ventaja ya que no hay mucha competencia en el sector”, explica.

    “El francés va a tener cada vez más salida. Ahora van a abrir la bolsa de francés en Primaria y a ampliarla en Secundaria. Con el tiempo la enseñanza de idiomas mejorará para que el alumno se convierta en una persona activa”

    Entre las competencias adquiridas y desarrolladas durante su estancia en La Casa del Francés, María Mesa destaca que “aprendí a organizarme, a controlar mi tiempo, a tener una relación cordial con los alumnos, a vocalizar y corregir errores”, siempre bajo el apoyo y consejo de su director. “Lo que más me gustó de esta experiencia es que realicé las prácticas durante el curso intensivo de verano, así que todo fue muy rápido y ameno”. Por otro lado, “destacaría también la responsabilidad de los alumnos por trabajar y aprender. Todos aprobaron en septiembre, recogieron los frutos de ese esfuerzo”, relata esta joven que sueña con “ser profesora de francés en un instituto público en España o profesora de español en el extranjero gracias a mi formación en ELE (Español como Lengua Extranjera)”.

  • FÁTIMA DELGADO. Esta estudiante de Ciencias del Mar y Ambientales conoce en su entorno la importancia de dominar un segundo idioma para entrar con buen pie en el mercado laboral a través de una compañera de la academia que actualmente está trabajando en Francia como ingeniera aeroespacial. Admite, además, que en La Casa del Francés “se vive el idioma” no solo a través de las clases, sino también por medio de “actividades extraligüísticas” como la celebración de la Jornada de la Francofonía o las exposiciones llevabas a cabo en centros educativos de Cádiz. En la academia “aprendes divirtiéndote“, opina.

    “Hay colegios que se están haciendo trilingües y ofertan francés. Si eres profesor tienes trabajo seguro”

    Delgado recalca que el director Michäel Pérez “se esfuerza por ayudarte en cualquier momento. Incluso adelantó el proceso para que pudiera presentarme al examen TFI porque lo necesitaba antes de junio. Eso no lo hacen muchos profesores”.

  • MICHÄEL PÉREZ. El director de la academia recomienda realizar las prácticas de empresa en La Casa del Francés porque suponen un plus para el alumno en cuanto a su aprendizaje universitario. “Se desenvuelven en un entorno laboral real y profesional, les permite tener un primer contacto con los estudiantes y elaborar sus programas y didáctica. Y a nosotros nos proporciona además un gran apoyo, refuerzo para preparación de materiales y contenidos”, explica.

    Pérez reconoce que “hemos tenido suerte con los alumnos, han sido muy eficaces en el trabajo y venían muy bien preparados. Esperemos que así siga” y que en el futuro “esta experiencia aporte a su currículum, que tengan más oportunidades laborales. Desde La Casa del Francés hemos querido fomentar el trabajo en equipo y desarrollar el compañerismo”. Así, está en el deseo del director seguir experimentando con los alumnos en prácticas tanto el trabajo en la propia academia como en el exterior, en “centros docentes a través de actividades como presentaciones que ya estamos elaborando. El objetivo es despertar en los niños un interés por el aprendizaje del francés“, concluye.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*