La Casa del Francés

18 abril 2017

No hay comentarios

Casa Noticias

“Estudiar francés es relajante y divertido”

“Estudiar francés es relajante y divertido”

Los alumnos de La Casa del Francés tienen un importante objetivo estos meses previos al verano: conseguir su certificación oficial en el conocimiento del idioma en distintos niveles. Una de las aspirantes a lograr el DELF B1 nos cuenta cómo se prepara para ese reto.

“Voy a hacer el examen para conseguir el nivel B1 y me gustaría seguir en La Casa del Francés con el B2. Estaré aquí hasta que lo logre”. Determinación, esfuerzo y, sobre todo, mucha energía positiva es lo que trasmite Lucía Castro Saenz, gaditana y hostelera de 38 años que el próximo mes de junio irá a por todas, a demostrar que todo lo aprendido durante este curso en la academia tiene su recompensa.

Tras un par de años alejada por completo del contacto con la lengua francesa, esta alumna se enfrenta ahora al examen para lograr la certificación DELF (Diplôme d’études en langue française) con el que espera acreditar el nivel B1. Comenzó las clases en La Casa del Francés el pasado mes de octubre y asegura sentirse “muy contenta” con el aprendizaje, “me acerqué al francés porque me gustaba la lengua y la cultura y aquí lo paso genial, me encanta la metodología que sigue Michäel (Pérez, director de la academia) porque es práctica y dinámica. Estudiar solo gramática termina por aburrir a la gente”.

Realizar dicha prueba para la certificación DELF será una especie de termómetro que permitirá a Lucía Castro medir los conocimientos adquiridos estos meses. “Tenía ya una base pero aún me cuesta hablar en francés. Quizá esa es la mayor dificultad para los españoles porque asemejamos ambos idiomas y cometemos errores gramaticales”. En su caso, la alumna reconoce que su punto fuerte es la comprensión lectora y destaca que en La Casa del Francés se va “a lo clave para preparar la prueba oficial y las clases participativas ayudan a mejorar las competencias orales. Cuando empecé a estudiar francés me daba vergüenza hablar por no saber lo suficiente sobre pronunciación. Ahora ya he levantado la cabeza”, comenta orgullosa.

“Antes me daba vergüenza hablar en clase. Ahora ya he levantado la cabeza gracias a La Casa del Francés

De la academia destaca el “buen rollo” que transmite su director y profesor. “Michäel se prepara muy bien sus clases y les proporciona mucha imaginación. Con él se aprende muchísimo y me alegra que sea una persona emprendedora e impulse los pequeños negocios porque hace falta en Cádiz gente como él”, admite. En este sentido y como profesional de la hostelería, Castro asegura que estudiar francés “me ayuda a atender mejor a la clientela internacional, la que viene a mi restaurante desde países francófonos porque Cádiz es un punto turístico importante y muy económico para los extranjeros”.

Como mujer todoterreno que es, solo lamenta no tener más tiempo para dedicárselo al francés. “La gente no entiende que el poco tiempo libre que tenga lo dedique a esto pero me gusta aprender, me divierte y me relaja”.

 

*Puedes consultar aquí los distintos cursos para diferentes niveles que ofrece La Casa del Francés.