Julio Sampalo

09 abril 2018

No hay comentarios

Casa Noticias

Bretaña: el encanto junto al mar

Bretaña: el encanto junto al mar

Espectaculares paisajes a la vera del mar, uno de los postres más emblemáticos del mundo o un rico legado medieval que se deja sentir en sus calles son solo algunas de las razones del encanto de la Bretaña francesa, una tierra que merece ser visitada.

Carmen Olaya, profesora de La Casa del Francés y bretona de pura cepa, ha organizado un curioso viaje para nuestras alumnas y alumnos en la última clase de cultura francesa. Durante una hora y media han podido conocer algunos de los rincones más encantadores de la Bretaña, una preciosa región del noroeste del país galo que ofrece cultura, gastronomía, oferta de ocio y, sobre todo, unos paisajes de arrebatadora belleza.

A través de unos interesantes vídeos explicativos, los asistentes a esta clase tan movida han cruzado las puertas de ‘Le Parlement de Bretagne’ en Rennes, la capital de la región, y han recorrido sus calles medievales antes de degustar el plato estrella de Francia y uno de los símbolos bretones por excelencia en el mundo: el crêpe.

También han hecho una parada obligatoria en Saint-Malo, la ciudad corsaria conocida por su vinculación con el mar que la convierte en el sitio perfecto para practicar curiosos deportes como el carrovela (surf en la arena), degustar gran variedad de pescado y marisco o relajarse con sus célebres aguas marinas termales. ¡Un gustazo!

Los amantes de la naturaleza pueden encontrar su lugar en La côte de granit rose, un inmenso paraje litoral que deja sin aliento a tenor de las vistas que ofrece al visitante. Los ocho kilómetros de costa de la Bretaña francesa convierten el paisaje en un espectáculo en sí mismo.

Mucha más movida es la propuesta para grandes y pequeños que se puede disfrutar en ‘Le village gaulois‘, un fantástico parque temático donde conocer y disfrutar la cultura del pueblo galo a través de sus tradiciones hechas atracción, con un fin benéfico.

También hay lugar para el misterio en ‘La forêt de Huelgoat’ situado en Le finistère nord, donde si observas bien entre la vegetación puede que te encuentres a un ‘korrigan’, un gnomo sabio protagonistas de mil historias de la mitología bretona.

Ya en Le finistère sud hay que tomar un respiro en ‘Le calvaire de Notre-Dame de Tronoën’, un interesante conjunto escultórico grabado en piedra con escenas bíblicas, para continuar, por último, con la visita al maravilloso ‘Mont Saint-Michel’, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, oficialmente situado en la región de la Normandía pero históricamente reclamado por los bretones como parte de su patrimonio.

Sea de quien sea, un lugar con tanto encanto como la Bretaña merece ser disfrutado con total intensidad. Nuestras alumnas y alumnos han quedado encantados con este viaje sin moverse de LCDF. Ya estamos preparando el próximo que nos llevará a otros preciosos lugares de Francia.

¡Acompáñanos!

 

 

 

Deja un comentario

Déjanos tu número y te llamamos